5 riesgos del andamio en verano

A medida que avanzan las estaciones, pasamos de fuertes vientos a un calor abrasador. Por eso, los riesgos que supone trabajar desde andamios también van cambiando. Quizás pienses que en el invierno es más peligroso debido a las que la lluvia o la nieve puede hacer que la superficie sea más resbaladiza. Sin embargo, el verano también tiene sus propios riesgos. Por eso, hoy te traemos 5 riesgos del andamio en verano. De esta forma, podrás anticiparte a ellos y proporcionar seguridad sobre el andamio tanto para ti como para tus trabajadores.

Los peligros de trabajar desde un andamio nunca desaparecen; simplemente se adaptan a cada entorno y situación. Por lo tanto, a medida que las temperaturas comienzan a subir, es importante que seamos conscientes de estos nuevos riesgos y apliquemos las medidas para proteger a nuestro personal.

1.- Quemaduras solares y golpes de calor

Aunque esto pueda parecer algo obvio, a menudo se olvida.

Como ya sabemos, trabajar desde un andamio significa estar al aire libre por largos períodos de tiempo. En los meses de verano, cuando la radiación solar es mucho más alta, te expones al riesgo sufrir quemaduras solares y golpes de calor. Además de todas las consecuencias que existen a largo plazo, como cáncer de piel. Por eso, es muy importancia que protejas tu piel.

Principalmente, la clave es aplicar crema solar de alto factor (idealmente de factor 30 o más) todas las mañanas antes de salir de casa y seguir aplicándola a lo largo del día. Siempre que sea posible, también puedes usar un sombrero o gorra. De esta forma, podrás proteger tu rostro de los rayos directos. También puede ver qué cascos estás utilizando, ya que hay más opciones transpirables en el mercado.

obreros

Hay que tener presente los síntomas de la insolación. Por ejemplo, náuseas, fatiga, mareos, dolores de cabeza o calambres musculares. En el momento en empieces a notarlos, ponte en contacto con tu superior de inmediato.

2.- Hidratación

Igual de importante protegerte como hidratarte. La deshidratación es un problema enorme cuando trabajamos desde andamios. Ten cerca botellas de agua frío, pero guárdalas en zonas donde haya sombra para poder mantenerla fría.

3.- Calidad del aire

En verano, la calidad del aire disminuye debido al polen. En muchas ocasiones, el trabajador deberá llevar sus medicamentos e inhaladores al trabajo. Sin embargo, a veces es posible que necesites proporcionar protección adicional para los ojos y la cara para aquellos que pasan largas horas al aire libre.

Lo mejor es contar con suministros de este tipo de material. En el momento en que la mala calidad del aire comience a afectar a tus trabajadores, protégelos.

4.- Protección de manos y agarres

El calor y el sudor son una combinación que dará como resultado manos húmedas.

Esto es problema al trabajar desde andamios. Las manos húmedas pueden hacer que las herramientas se deslicen de nuestro agarre y caigan sobre las personas de abajo. También pueden hacer que pierdas estabilidad, lo que a menudo termina en graves caídas.

alquiler andamio multidireccional en sevilla montubo 4

La mejor manera de mantener a raya las manos sudorosas es usando guantes ligeros y transpirables. Esto mantendrá el agarre firme y seguro, evitando que se sobrecaliente y te sientas incómodo.

5.- Explosiones

El calor puede hacer que las latas presurizadas aumenten la presión y exploten. Esto es más común de lo que piensas con productos como latas de aerosol que a menudo se encuentran en el sitio.

Mantén cualquier lata presurizada apartada de la luz solar directa siempre que sea posible y vigila de cerca cualquier artículo que pueda estar en riesgo de explosión. Contacta con anterioridad con empresas de Instalación de sistemas contra incendios si fuese necesario.

Esperamos que estos 5 riesgos del andamio en verano te sean de utilidad. Si tienes cualquier otra duda, contáctanos.